Você está aqui: Página Inicial / Política / Mães e avós com as presidentas

Política

Relações Internacionais

Mães e avós com as presidentas

por Página 12 — publicado 01/02/2011 13h02, última modificação 01/02/2011 13h22
Para o jornal argentino Página 12, a chegada de Dilma ao governo pode reativar as investigações sobre crimes de lesa-humanidade da ditadura no Brasil. Por Nicolás Lantos, em espanhol.

Madres y Abuelas con las presidentas

Funcionarios del área de derechos humanos de ambos países intercambiaron información durante la visita de la nueva presidenta brasileña. En Brasil se afirma que Rousseff impulsaría políticas sobre verdad y justicia.

Por Nicolás Lantos

Los derechos humanos tomaron importancia en la agenda de la flamante presidenta brasileña Dilma Rousseff durante su primer viaje internacional que comenzó ayer en Buenos Aires. Luego de haber recibido un telegrama de felicitaciones por parte de la Asociación Madres de Plaza de Mayo durante su asunción (y que contestó “de forma muy cariñosa” a la brevedad), la sucesora de Luiz Inácio Lula da Silva solicitó de forma especial entrevistarse con Madres y Abuelas durante su visita a la Argentina. Aunque duró sólo quince minutos, el encuentro fue muy emotivo para ambas partes, y concluyó con la donación simbólica de una casa y un aula por parte de las Madres al Estado brasileño, que debe afrontar una crisis de vivienda muy importante tras las inundaciones que afectaron a las ciudades de Nova Friburgo, Teresópolis y Petrópolis, causando casi 700 muertos y docenas de miles de desahuciados.

Además, en el Salón de los Científicos, donde se llevó a cabo el breve encuentro, hubo mucha actividad de intercambio de experiencias e información entre funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos argentina y funcionarios brasileños del área. La llegada al gobierno de Rousseff, una mujer ligada en su juventud a la resistencia a la dictadura en su país, puede reactivar las investigaciones sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos en aquel período, un ítem en el que Brasil se encuentra atrasado con respecto a otros países de la región. Con ese fin se repartieron unos cuadernillos que relatan en detalle las principales acciones y logros en materia de políticas públicas en derechos humanos de la Argentina con la idea de “aportar al avance de la memoria, la verdad y la justicia” en ese país.

“Fue uno de los actos más emocionantes de mi vida”, confesó a Página/12 la titular de Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. Junto a ella, formaron parte del encuentro con las dos presidentas la titular de Abuelas, Estela de Carlotto; el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde; el jefe del Archivo Nacional de la Memoria, Ramón Torres Molina; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y la viuda de Rodolfo Walsh, Lilia Ferreyra, y la de Héctor Germán Oesterheld, Elsa Sánchez, además de representantes de otros organismos de DDHH. El momento más fuerte de la cita fue cuando Cristina Fernández las invitó a salir al balcón que utilizó Juan Domingo Perón para dar su último discurso.

“Era la primera vez que salimos ahí y es muy fuerte, más hacerlo junto a dos mujeres revolucionarias, dos presidentas que han tenido un pasado de militancia como nuestros hijos”, se emocionó Bonafini. Desde el balcón se veía el trailer que las Madres habían ordenado instalar frente al edificio de la AFIP, con una unidad modelo de una casa y un aula de las que se fabrican para sus programas de vivienda. “Se las regalamos para que vean cómo funcionan, la idea es replicar el modelo en toda América latina porque soluciona problemas y da trabajo”, explicó, con la mente puesta en el desastre causado por las inundaciones en Brasil. Según está previsto en un acuerdo que tienen con la Cancillería, las Madres proveerán personal para la capacitación y ayudarán a montar fábricas que dan empleo “a mil personas” y “si trabajan durante las 24 horas, cada una puede hacer entre 15 y 20 casas por día”, detalló.

Además, desde la Secretaría de Derechos Humanos local se presentó a los visitantes un resumen del trabajo hecho desde 2003 en adelante en materia de resolución de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura. En Buenos Aires creen que la llegada de Rousseff (ex miembro de la resistencia) al poder podría significar un quiebre en la política histórica de Brasil en este sentido, que siempre fue varios pasos atrás que la de sus vecinos, y están dispuestos a aportar su experiencia; incluso aseguran que un avance en las investigaciones brasileñas podría traer novedades sobre el paradero de desaparecidos argentinos, a través de información del Plan Cóndor. “Siempre trabajamos en común desde que se estableció la Comisión de Memoria, Verdad y Justicia del Mercosur –recuerdan–, pero ahora se abre una nueva puerta para avanzar.”

*Originalmente publicada no Página 12

registrado em: